Fábrica de delitos 4 (Cárcel)

IV

     Ya no se pudo más, la hermosa famosa se ve obligada a entrar en una encrucijada de poderes entre las empresas más poderosas de la nación, que desean su exclusividad, por el peso artístico que ella representa, dos televisoras internacionales desean contratarla en exclusividad, si la contrata una, cualquiera le dara las estrellas y el cielo, pero la otra, la que no logre el contrato, no parará hasta hundirla, se encuentra en la orilla de un precipicio.

 

<span

seguir leyendo...

Los Elegidos 22 (Culpa)

     A su lado estaban el Tico, era el jefe de la banda, el joven que le había cortado el paso cuando se conocieron. La  banda estaba conformada por jóvenes de entre 16 y 19 años, todos con aspecto andrajoso y sucio. Eran Tiburcio, Chelo y el Babas.

     – Mañana será la bronca. –dice el jefe, Tico.

     – Esos cabrones nos la van a pelar. Quieren chingarnos nuestro territorio,

     pero les vamos a partir su madre. –grita Tiburcio.

<span

seguir leyendo...

Fábrica de delitos 3 (Demandas)

III

     El divorcio de su ex-corista y su representante hacen en la estrella un conflicto, ya que ambos son sus amigos. Lo peor del caso es escuchar a quien consideraba una de sus entrañables amigas (la ex-corista en cuestión) furiosa arremetiendo contra su ex-marido, por no haberla hecho una estrella importante como Yoyis, le confesó de su envidia por no lograr su sueño y se va a la casa de sus

seguir leyendo...

Los Elegidos 21 (Insomnio)

     Pensaba, absorta en su sufrimiento, dando vueltas y vueltas a los recuerdos, tratando de explicarse el montón de incógnitas que rondaban su cerebro.

     Al dar vuelta en una esquina de la calle, le cortan el paso cuatro vagos (tres hombres y una mujer), al frente estaba un jovencito de ropas viejas, pelo crecido y un arete que colgaba de su oreja izquierda…

          ¿A dónde vas, chula? 

V

 

<span style=""Arial","sans-serif";

seguir leyendo...

Fábrica de delitos 2 (Fama)

II

     Una de las canciones de Yoyis ocupó el primer lugar de popularidad en la mayoría de las cadenas radiofónicas del país, sólo la desbancó un tema de ella misma incluido también en su primer disco. La jovencita se había convertido en la novedad, más sin embargo nadie la conocía, ya que no había aparecido ni en revistas, ni en televisión, era una celebridad solamente por sus canciones.

    

seguir leyendo...

Los Elegidos 20 (Ciudad triste)

     Entra en la recamara encontrándose al instante con su hija que estaba de pie con unos papeles en la mano, llorando sin control.

     – ¿Por qué lo haz hecho? –sorprendida la madre.

     – Mamá… le hicimos mucho daño. –dice Cindi, llorando.

     – ¿Qué dices? –sorprendida la madre.

     – ¡Ella acabo con su vida por nuestra culpa!

En forma violenta tira los papeles, desbalagándolos por el suelo. Toma el diario sin parar de llorar.

<p class="MsoNormal

seguir leyendo...

Fábrica de delitos 1 (Encuentro)

I

     Yoyis, con apenas 16 años trabajaba de maestra de aeróbics en un gimnasio modesto de la ciudad de México, el sueldo no le rendía más que para ponerse al corriente de sus atrasados meses de renta del cuarto de una pensión.

     Por las tardes se la pasaba caminando por el centro de esa enorme ciudad, ya tenía varios años que no regresaba a la provincia de donde era oriunda y su contacto

seguir leyendo...

La Granja 2 (Dinero)

Se comenzaron a congregar los caballos, las gallinas, los cerdos y los borregos que nunca faltan a los eventos masivos, y así un montón de animales.  Corrían, relinchaban, mugían, cacaraqueaban, rebuznaban, balaban, todo a un mismo tiempo. El mitote se había armado, y no tenía precedentes.

     Una gallina tomó la voz de mando, por ser ella de la clase más trabajadora y por lo tanto, la más ofendida por el robo de los huevos (repito, valor monetario de la granja).

<p class="MsoNormal

seguir leyendo...

Los Elegidos 19 (vida sin sueños)

Se mira al espejo atenta, observando sus ojos verdes y su pálido rostro, cada vez más desmejorada. Había cubierto sus ojeras con maquillaje, por lo cual ya no se notaban, pero aun quedaban sus ojos llenos de tristeza. Abre un cajón del tocador, topándose con el diario de su hermana. Lo toma con delicadeza, dudando en abrirlo o dejarlo en su lugar. Lo contempla y acaricia. Lo abre y lee:

 

Siempre que llego a casa,

 la nostalgia me envuelve,

la soledad se apodera del momento.

<p class="MsoNormal

seguir leyendo...

Aunque nadie nos crea 3 (Ropa en el fuego)

    Ahora reflexiono lo sucedido y creo que el incendio en el hormiguero tal vez fue una forma de vengarse de ellas por que las hormigas si seguirían conmigo.

     El día en que nos cambiamos de casa lloré mucho, mis padres creyeron que era por el hecho de dejar la casa de los abuelos, pero en realidad fue por lo de las hormigas, en ese entonces me veían como un ser extraño, y recuerdo que mientras lloraba, alguien menciono que deberían llevarme a

seguir leyendo...