Fábrica de delitos 4 (Cárcel)

IV

     Ya no se pudo más, la hermosa famosa se ve obligada a entrar en una encrucijada de poderes entre las empresas más poderosas de la nación, que desean su exclusividad, por el peso artístico que ella representa, dos televisoras internacionales desean contratarla en exclusividad, si la contrata una, cualquiera le dara las estrellas y el cielo, pero la otra, la que no logre el contrato, no parará hasta hundirla, se encuentra en la orilla de un precipicio.

 

Decide jugar un poco al enamoramiento y por pocos meses independiente sin contrato alguno, vende sus productos a uno y otro, de acuerdo sea el mejor postor, la situación se le va de las manos. Decide firmar con la que le proyectaría internacionalmente. Pero los competidores viendo la perdida de lo que representaría una mina de oro, aprovechan la coyuntura y aliados con las mujeres resentidas por envidia o alguna otra razón, disparan difamaciones y acusaciones contra la estrella.

 

     La fama se viene abajo, conflictos legales caen de peso y una persecución internacional, cual si se tratara de una terrorista o narcotraficante. Se deja ver el lado oscuro de la vida privada de Yoyis, se revelan secretos morbosos, saquean sus propiedades y la autoridad hace vista de occiso. Su prestigio y fama se vienen al suelo, las injurias y difamaciones en los medios de comunicación echan por tierra cualquier argumento que ella profiera, juega la opción del silencio, pero sus detractores no parar, la quieren ver acabada.

     Cae la estrella en una patria ajena, con el vientre recién parido, con el ánimo hasta el suelo, se opaca el brillo, el ángel cautivador la abandona.

     Años pasan de angustia y litigios, años de vejaciones, es extraditada, mal juzgada en su patria, al final es liberada exonerada de cargos. Años perdidos que la justicia injusta jamás podrá reponer, es más, ni ganas tiene de reponerlos. La justicia injusta solo da portazo a un caso que se quita de encima y sigue con otro nuevo, siendo injusta la justicia, así es la cadena. Solo hay que cumplir con el deber, olvídate si se cometen arbitrariedades, ya cumplimos.

     Yoyis vuelve desde abajo, cual ave fénix para resurgir, hacer lo que le gusta, volver a buscar sus sueños, esos que le trataron de robar y no pudieron, intenta volver a alcanzar las estrellas y atrapar mariposas, montar unicornios, viajar por donde nadie le podrá robar caminos, hablar, decir, expresar, dar su corazón, vivir, recuperar, amar y compartir, su interior cargado de vida, de paz y de anhelos. Iniciar no de cero, sino desde más abajo. Inicia, vuelve el ciclo, así es la vida, así. Un círculo sin fin.

 Yoyis logra conquistar la gloria, vuelve a repuntar su carrera, sus detractores siguen atacando, difamando, sin ninguna base, con total impunidad en un pais del poder en unos cuantos, en un pais lleno de corrupciones. Ella sigue creando, esmerandose, dando a su publico su creatividad. El destino le hace justicia.

F I N

 

Autor: Martín Guevara Treviño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *