La Granja 1 (Animales)

     En la granja de Maízico, todos los animales se encontraban indignados, sobre todo las gallinas, que es la clase social más baja de la granja. Resulta que la noche anterior en el noticiero de Bórriga (una borrega muy culta), había aparecido un video donde se veía que el Canguro repletaba su bolsa con huevos, producto de la granja, supuestamente para financiar una campaña electoral, otros dicen que para facilitarle el trabajo y las licitaciones a un Zopilote empresario, y así, se van diciendo muchas cosas más. ¡Total!, éste hecho se sumaba a otros escándalos públicos como el del Perico Verde, y los amigos de Fox (un viejo zorro que venía del otro lado, por eso se hacía mentar en ingles, y ahora si que lo mentaban), y otros escándalos que poco a poco hacen olvidar al primero.

     Ahora sí que, a las gallinas les habían llenado el buche, y una de ellas, la líder, decidió ir a hablar con un cerdito que tenía fama de consejero, se llamaba Valente, y todos le decían el Puerquito Valente.

—Usted lo que necesita son muchos huevos—. (Valor monetario de ésta granja) —decía el cerdito—. Así podrá mover muchos abogados.

—Pero si ya nos los robaron todos. Y si uno no tiene suficientes huevos, nadie hace nada por el prójimo— replica el ave de corral.

     Así pasó una larga plática de lamentaciones y palabras de aliento, hasta que cayó la noche y la granja se sumió en un silencio que sólo era interrumpido por las coquetas Chicharras, que por desgracia para ellas, por fortuna para otros, tenían que trabajar de noche.

     De noche, las gallinas, los gatos y las ratas se agruparon haciendo tregua en respetar sus diferencias para unirse en un mismo ideal, luchar por la justicia. Realizaron mesas de trabajo en donde expusieron las diversas problemáticas y posibles soluciones para sus peculiares diversidades, otros confesaron haber leído y estar convencidos con la Sexta Declaración de la Selva Lacandona; llegando al acuerdo de crear un frente común para ser resistencia civil y lograr el ideal de la constitución de la granja, que las masas manden, que los elegidos obedezcan.

     Juntos organizaron una mega marcha alrededor de la cerca de madera que delimitaba la granja, ya que invadir el territorio externo sería fatal, ya que muchos de los animales no contaban con los permisos de relación exterior requeridos, y pensar que ese solo hecho podría causar una terrible batalla con la granja vecina, compuesta por rechonchos cerdos blancos, y alguna zorras doradas, pero con fama de ser sanguinarios. Preferible limitarse al territorio propio.

     Al amanecer, la granja se escandalizó al ver en el noticiero de “El mañanero del Lechero”, donde abiertamente daban la noticia que los implicados en los diferentes video-denuncias, habían quedado exentos de toda culpa, como si ya fueran salvos al recibir la absolución de manos del Padre Amaro o del Cardenal Nicolás.

     Todos los animales de la granja se sentían traicionados, y a la vez impotentes, no lograban comprender esos resultados que se daban.

Continuará…

Autor: Martín Guevara Treviño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *