Henri Troyat – La sonrisa de Eva

Tal como prometimos a principios de este mes que ya está a punto de terminar, vamos a dedicar una sesión a una breve muestra de la obra del francés Henri Troyat, de cuyo nacimiento se cumplió el día primero de noviembre el primer centenario. Henri Troyat, autor del que dijimos que a pesar de vivir en el siglo XX escribía con el estilo de la literatura realista de la segunda mitad del XIX, demuestra un

seguir leyendo...

Fallece la escritora argentina María Elena Walsh

La escritora argentina María Elena Walsh, creadora de entrañables personajes como el de la tortuga Manuelita, que se ha merecido un monumento en Pehuajó, falleció ayer lunes a los 80 años, después de aguantar en una silla de ruedas una dura enfermedad. Admirada por los que crecieron con sus cuentos infantiles y luego leyeron sus obras para adultos, incluida en los libros de texto para las clases escolares, considerada como pilar fundamental de la infancia, la escritora fue una de las voces

seguir leyendo...

Reedición masiva de la obra de William Faulkner

William Faulkner, el gran escritor modernista de la década de 1930, sufrió siempre la marginación de ser un escritor sureño cuyas obras eran difíciles de leer. Hoy en día, la mayor parte de los lectores huyen de libros cuya lectura requiera un esfuerzo extraordinario. No obstante, sorprende ver que cada vez que se reedita un título faulkneriano se disparan las ventas.

Alfaguara, entre otras editoriales, ha centrado gran parte de su trabajo últimamente en recuperar las obras fundamentales

seguir leyendo...

Antón P. Chéjov – Cuentos (selección y traducción de Víctor Gallego Ballestero)

Antón Pávlovich Chéjov nació en 1860 en Taganrog, el puerto principal del Mar de Azov (Rusia), y murió en Alemania en 1904. Su padre, un siervo que compró su libertad, era un devoto cristiano ortodoxo e impartió a sus hijos una disciplina estricta y religiosa, despótica en algunas ocasiones, que originó una reacción en quien sería uno de los más importantes autores de cuentos de la historia de la literatura: el amor por la libertad y la independencia. La originalidad de Chéjov reside

seguir leyendo...

Soledad Puértolas, invitada en El Público Lee

La escritora zaragozana Soledad Puértolas, que recientemente ha sido nombrada académica de la lengua para ocupar el sillón “g”, convirtiéndose así en la quinta mujer que ingresa en la academia de la lengua, es la invitada al programa El Público Lee, que presenta Jesús Vigorra y en cuyo transcurso, el próximo domingo 11 de marzo a las 19.30 horas, se hablará de su libro de relatos Compañeras de Viaje, recién publicado en la sección Narrativas Hispánicas de la editorial Anagrama. Durante su emisión en Canal Sur 2 (y en el apartado Televisión a la Carta de la web de Canal Sur), como en cada programa, tres lectoras compartirán gustos y opiniones sobre el libro y harán preguntas a la autora. Luego tendremos ocasión de ver un reportaje sobre El gran libro de las nanas, sobre las canciones utilizadas para dormir a los niños, y en la sección Yo Leo dos espectadores, seguidores del programa, nos hablarán de sus últimas lecturas. El actor y director teatral Albert Boadella responderá a las preguntas sobre gustos y pasiones literarias. Recuerden: el próximo domingo, 11 de abril, a las 19.30 horas en Canal Sur 2 o en la web de Canal Sur, en el apartado de Televisión a la Carta. No se lo pierdan.

Lejos de todo

La noche no podía haber estado más húmeda, se percibían desde el sur, allá lejos,  unas nubes y unos destellos que intimidaban. Salió a caminar por que el desvelo le había ganado la batalla una vez mas, se sentía solo y muchas veces la soledad no se conforma solo con hacerte sentir solo sino que además te roba el sueño para seguir gozándote a su manera

seguir leyendo...

La calesita

La calesita

Augusto y Gabriel eran dos viejos amigos de la infancia, ello fueron vecinos toda su vida, se criaron juntos, tenían los mismos gustos, los mismos pensamientos y la misma ilusión: que nunca se pierdan los juegos infantiles tradicionales.

Ellos organizaban en su barrio, todos los fines de semana, alguna especie campeonato, con la particularidad de que las competencias no eran deportivas sino de entretenimiento, y que en realidad no eran campeonatos sino encuentros recreativos, es decir

seguir leyendo...

Segundo Piso

La mesa estaba llena de papeles desordenados, no encontraba nada de lo que quería entre una mezcla de papeles de diferentes tamaños, colores y formas; el ventilador de techo solo removía el aire caliente que se había concentrado durante la siesta en la habitación añeja del segundo piso de aquel hotel de dos estrellas.

Si, ese, ese aire pegajoso que se genera en las ciudades como aquella, donde la humedad era moneda corriente y donde las nubes siempre se adueñaban de los ocasos.

Era su último

seguir leyendo...

Me quiere, no me quiere (no es un cursi cuento de amor… o si)

(Segun cuentan las personas mas viejas, cuando alguien quiere saber si su pareja realmente lo quiere, existe un metodo muy tradicional que es tomar una margarita, de esas flores que tienen un centro amarillo rodeado por muchas hojas blancas como nubes nuevas. Sucede aqui una historia bastante particular)

– Me quiere no me quiere; mucho poquito nada, me quiere no me quiere, mucho poquito nada, me quiere no me quiere, mucho poquito nada, me quiere no me quiere.

La Canchita

En mi barrio, las tardes eran largas. Comenzaban a la siesta y no volvíamos a casa hasta que la faltade luz nos impedía vernos las manos. De lunes a domingos, volvíamos a casa con tierra hasta por debajo de las muelas, y con la mirada en el suelo para esquivar de alguna forma aquellos gestos de rabia maternal.

El lugar de reunión era “La Canchita”, una especie única para nosotros y para el mundo entero, que ni punto de comparación tenia con los demás potreros del pueblo. La nuestra

seguir leyendo...