Los viajes de Raymond Roussel

Raymond Roussel fue uno de los casos más raros que nos brindó la literatura moderna. Siempre se caracterizó por ser terriblemente original en su estética. Se lo puede considerar uno de los precursores del surrealismo.
A comienzo de las década del 20 viajó por todo el mundo malgastando toda una herencia familiar. Acá te brindamos un resumen de algunos de los sitios que visitó.

Bataille y su concepto de erotismo

Bataille fue considerado por Heidegger el filósofo más importante de Francia del siglo XX. Él pensaba que la distancia que separa a dos personas es el infinito y sólo puede ser franqueada por el erotismo o por la violencia. A partir de su idea desarrolla una teoría del erotismo en donde divide el tema en tres puntos: erotismo del cuerpo, de los corazones y el erotismo místico. En un extraño pensamiento dice que a la unión de amantes se la llama muerte

seguir leyendo...

Platón y El Banquete

En el Banquete Platónico se reunieron seis personajes, todos ellos eran hombres cultos de la Atenas ilustrada del siglo V a.C., y en él  aclaran sus pensamientos sobre Eros. En esta reunión Sócrates relató su encuentro con Diotima, la encargada en introducirlo en temas eróticos, además se habló del mito sobre los orígenes del deseo heterosexual y homosexual que pone Platón en boca del personaje Aristófanes. En el mito se dice que los humanos eran en un principio seres esféricos

seguir leyendo...

El hombre de arena y el amor ciego

Hoffmann es uno de los grandes escritores alemanes que se dedicó a la redacción de cuentos fantásticos. Quizás, el más conocido de ellos fue El hombre de arena en donde habla de los temores de la infancia y de un amor ciego. Nathanaël se queda sin su padre durante su infancia y entre sus recuerdos se confunde la leyenda del hombre de arena (que tira arena en los ojos de los chicos para hacerlos dormir o para arrancárselos, según otras versiones) con un amigo

seguir leyendo...

Cristobal Colón en el Caribe

Por medio del dominicano fray Bartolomé de las Casas nos llega el diario que Cristóbal Colon escribió en su viaje. Por medio de estos fragmentos (pertenecientes al Libro de la primera navegación) se cuentan los acontecimientos que pasaron en los primeros días del descubrimiento del Nuevo Mundo. También transcribieron parte de la carta fundacional de Luis de Santangel en donde Colón informa su hazaña a los Reyes Católicos.

Tadzio y Gustav Von Aschenbach

Gustav Von Aschenbach siente un deseo muy profundo por un niño llamado Tadzio, el que se aloja con su madre y sus hermanas en el mismo hotel que él. Desearlo está prohibido, obviamente porque es un niño y además, y además se encuentra enfermo y él no lo sabe.

Muchísimas veces se queda observando al niño, en la tranquilidad de los días de Venecia, mientras juega en la playa, mientras cena o mientras realiza otras actividades. Pero nunca se atreve a acercarse. En los momentos de mayor tensión

seguir leyendo...

Idiosincrasia de las porteñas

Cesarina Lupati Guelfi fue la esposa de un inmigrante italiano, ella realizó un viaje a la Argentina en el año 1909 y se quedó en el país por 20 años.
En este periodo escribió un ensayo llamado Vida argentina mediante el cual documentó cómo vivían los inmigrantes italianos, en especial en la ciudad de Buenos Aires. En determinada parte habla sobre todo de las costumbres de las damas porteñas:

Cuando el amor se mezcla con el despecho y la furia

El famoso autor John Berger, por medio de su personaje G. de su primera novela une el sentimiento de las revoluciones y los problemas sociales que tuvieron lugar en Europa desde el año 1848 hasta que empezó la Primera Guerra Mundial.

El personaje tiene vínculos amorosos en donde quedan reflejados las tensiones nacionalistas y las diferencias entre esclavos, austriacos, italianos, etc. Cuando va terminando el relato G decide ir a un baile en Trieste con una joven eslava. En esta

seguir leyendo...

El placer de los soñadores

En Confesiones de San Agustín se cuenta el camino que llevó al estudio del maniqueísmo y de allí al cristianismo más ferviente. En este camino y antes de convertirse en obispo de Hipona (en el año 396) San Agustín tuvo varios amores, hasta llegó a tener a una concubina y un hijo que murió siendo muy joven. El encuentro que mantuvo Agustín con el amor pasó, como muchos de los grandes amores, cuando él era adolescente. Este es el relato de

seguir leyendo...