Patricia Highsmith – Pequeños cuentos misóginos

Patricia Highsmith nació el 19 de enero de 1921 en Forth Worth, Texas. El apellido con el que aparece como novelista no es el de su padre, ya que su madre se divorció de él antes de nacer Patricia. El apellido Highsmith lo adoptaría de Stanley Highsmith, hombre con el que su madre se casó en 1924. Patricia Highsmith tuvo una vida bastante tormentosa, incluyendo las relaciones familiares. Su madre llegó a confensarle que cuando estuvo embarazada de ella intentó abortar, cosa que caló hondamente en Patricia, llegando ésta incluso a escribir un relato, titulado The Terrapin, en el que asesina a su madre con un cuchillo.

Esta autora, antes de ser una genial escritora, se empapó muchísimo de docenas de obras relacionadas con los crímenes, los desajustes mentales y demás temáticas parecidas, cosa que influyó al cien por cien en sus obras, puesto que todos sus personajes siempre viven una vida traumática y negativa. A pesar de haber escrito un buen número de novelas y relatos, Patricia Highsmith tenía escritas un considerable número de ideas para desarrollar, por lo que de haber escrito todo lo que tenía pensado, estaríamos hablando de cientos de obras. La verdad es que ha sido una pena el que Patricia no haya podido desarrollar todas las ideas que tenía en mente, puesto que cualquier relato o novela de esta mujer merece muchísimo la pena leer. Estudió literatura inglesa, latín y griego en el Bernard College. Más tarde empezaría a trabajar en la editorial Fawcett, donde descubre su homosexualidad, cosa que le sirve para escribir otra de sus novelas más famosas: El precio de la sal. Aunque empieza desde bastante joven a hacer bocetos de novelas, no es hasta los veintidós años cuando empieza a escribir la primera: The click of the shutting, aunque la primera novela que llegó a publicar es Extraños en un tren. Como ya he comentado antes, una de las características más remarcadas en sus escritos es el pesimismo, debido a una vida marcada por tantas desgracias. Su obra no fue aceptada en Estados Unidos, llegando incluso a ser tachada de misógina y misántropa. El alcoholismo fue algo que siempre estuvo muy presente en su vida, lo que le dificultaba la relación con las personas, por lo que siempre decía que prefería estar con sus gatos.

Sus obras más importantes son Los cadáveres exquisitos, Extraños en un tren, Crímenes bestiales (relatos), Once (relatos), El precio de la sal (que más tarde pasaría a llamarse Carol), Pájaros a punto de volar y El talento de Mr.Ripley (además de toda la saga de este personaje). Varias de sus obras han sido llevadas al cine: Extraños en un tren la adaptó Alfred Hitchcock, El talento de Mr.Ripley fue adaptada por René Clement y se llegaron a hacer algunas teleseries de sus novelas y relatos.

Pequeños cuentos misóginos no es su obra más conocida, pero la tengo guardada en un rincón de mi corazón, tanto por ser la primera obra que he leído de Patricia, como por ser genial, fascinante y aturdidora a partes iguales. En esta colección de relatos cortos podemos encontrar el más puro estilo  macabro (si se me permite usar ese término) de Patricia. A lo largo de todos los relatos, por una cosa o por otra, a las mujeres le suceden cosas horribles. Esto no quiere decir que el leerlo implica ser machista, o incluso misógino, es más, la propia Patricia decía que los hombres que aparecen en los relatos no salen mejor parados que las mujeres. Si no me equivoco, está en anagrama a muy buen precio, por lo que recomiendo encarecidamente que leáis esta obra, no os arrepentiréis. Espero que os guste.

1 comentario en “Patricia Highsmith – Pequeños cuentos misóginos”

  1. bueno estoy muy interesada por varios de estos libros, y que los recomienden, me parece que este libro y esta autora es muy tragico y deprimente pero igual es bastante interesante

    Responder

Deja un comentario