Alfredo Bryce Echenique – El huerto de mi amada

El huerto de mi amada, una novela que recibió el Premio Planeta en el año 2002, es una novela que cuenta una historia de amor un tanto extraña entre una mujer de treinta y tres años llamada Natalia de Larrea y un joven de diecisiete llamado Carlos Alegre. Los dos se conocen en una fiesta que el padre del chico, el doctor Alegre, dermatólogo, cuyos pasos quiere seguir su hijo, organiza en su casa, y después de que Carlitos, «que nunca se fijaba en nada», ponga su canción favorita en el tocadiscos para bailar con una mujer, se encuentra con Natalia, mujer hermosa, de cuerpo esbelto y mirada sensual. Después de una pelea que se forma de un momento a otro en el transcurso de esta fiesta, los dos se fugan y se refugian en un huerto con sirvientes que tiene la mujer. Éste será el “huerto de mi amada”, y será el lugar en el que vivirá Carlitos Alegre tantas pasiones con su amante, pero también tantas angustias al tener que despedirse en multitud de ocasiones de su amada, debido a viajes de negocios.

He de decir que, además de la historia (un tanto peculiar y con una trama bastante buena), hay un detalle que me ha encantado en cuanto al narrador: el cruce constante, a lo largo de toda la novela, de las voces del narrador y de los personajes. Este estilo, que se conoce como estilo indirecto libre y consiste en fusionar la narración con lo que está diciendo al mismo tiempo un personaje, lo lleva Alfredo Bryce Echenique en esta novela (no sé si también en otras) hasta tal punto que en toda la novela se aprecian las voces mezcladas del narrador y del personaje del que en cada momento esté hablando. Esto hace que en la construcción del texto haya párrafos extensos con frases que abordan a veces hasta páginas y páginas completas sin necesidad de colocar un punto, aspecto que a mí, personalmente, me encanta destacar en cada lectura que hago.

Por otra parte, es fabuloso el contraste de sentimientos que proporciona la pluma de este escritor al lector: podemos estar leyendo veinte páginas de escenas amorosas que nos ponen hasta los vellos de punta, y sin embargo, pasar a leer treinta páginas a lo largo de las cuales podemos sentir angustia, tristeza, inquietud ante una disputa. Esa forma de llevarnos hasta cualquier tipo de sensación por medio de metáforas, de reflexiones y de descripciones internas, junto con la maestría en el uso del estilo indirecto libre, han sido los mejores aspectos, para mi gusto, del libro.

Este ha sido el primer libro que he leído de Alfredo Bryce Echenique. Siempre me interesó leer algo de su autoría, y no descarto la posibilidad de leer muchos más títulos del mismo, porque he quedado satisfecho de la lectura agradable de esta novela. Lástima que se me hayan acabado tan pronto estas casi trescientas páginas, pero siempre quedará el recuerdo, importante, de lo que he referido más arriba. Espero que se animen y busquen este libro, porque es posible que disfruten tanto como yo he disfrutado en estos tres días.

6 comentarios en “Alfredo Bryce Echenique – El huerto de mi amada”

  1. Es una bella novela que logra ser apasionante, divertida y comica sin abandonar su calidad literaria. Lo unico malo de leerla es que luego no encontre ninguna novela que se le parezca o que provoque los mismos sentimientos. Pero igual les recomiendo del mismo autor Un mundo para Julius, excelente novela y tambien muy divertida.

    Responder
    • Iván, personalmente me gustó muchísimo más Un mundo para Julius. Es una gran novela, como dices, muy divertida y muy amarga al mismo tiempo. De las mejores de Bryce. Tengo pendiente No me esperen en abril, que me la han recomendado varias veces. Ya te contaré.

      Saludos

      Responder

Deja un comentario