1 comentario en “sno”

  1. La comisura de tus labios, cauta, sutil y delicada me tenía cautivo, aquella hoja de tu boca, moviéndose tan simple, «escurriendo gotas de ilusión entre mis dientes» y cambios en el timón de tu cabeza, nos soltaba a navegar como navío en oriente, sin norte, sin América, sin nadie.
    Ok, OK
    Eso hasta me hace recordar mi primer beso, jajaja…
    Bonita narración.

    Responder

Deja un comentario