Los universitarios

¿qué les importaba

lo que esa noche iban a decir

de weber, de marx, de durkheim?

fue más fuerte aquella túnica de seda

que envolvió la mirada más dulce del otoño

y escaparon,

fundidos en una cósmica complicidad.

¿Qué les importaba

si amanecía jueves

o domingo

o lunes

si había que trabajar al otro día

o si la bolsa había bajado en wall street?

ellos eligieron un programa más sencillo

y decidieron cambiar la discusión

ya no importaba el ordene de las cosas

ni por que los hombres hacen lo que hacen.

¿qué les importaba

el suicidio altruista

el capital el trabajo?

prefirieron, mejor, imaginar

sus cuerpos cubiertos de espuma

desnudándose, deseándose

amándose sobre la playa solitaria.

¿qué les importaba

la crisis global,

el pana de mañana

los fracasos de ayer?

prefirieron tomarse de las manos

rozarse fundirse sentirse

decirse las verdades sin tapujos

pasear por la ciudad semi dormida

que los miraba entre sueños y sonriente

¿qué les importaba entonces

lo que el mundo tenía para decirles?

ellos quisieron bridar con grapamiel

y dormirse eternamente

en el beso repetido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *