Historias de todo Quisque (2)

Quisque se sienta todos los días en un escritorio. Es funcionario. Tiene un bolígrafo rojo, tres folios con el sello institucional y dos paquetes de cigarrillos sobre la mesa. Alguien le dijo que su cometido era trabajar cuando fuese necesario. Desde entonces está esperando a que se mueva la tierra y así poder indicar la fecha y hora del seísmo. Cada día fuma cuarenta cigarrillos y lee libros que quizá algún día comprenda. Nunca pensó que el trabajo de funcionario fuese tan duro. Esperar. Todo el día esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *