Cartas de célebres 5

Sigmun Freud a Stefan Zweig

Sigmund Freud se mostró desdeñoso con el arte generado en la época de la vanguardia, a pesar de que los artistas surrealistas lo tenían como uno de sus principales emblemas.

Ya anciano y enfermo, pocos meses antes de su muerte, Freud estaba viviendo en Londres en 1938, huyendo del nazismo que poco antes se había anexionado Austria. Encontrándose en su casa londinense tuvo un rápido encuentro con el aún joven Salvador Dalí.
En esa conversación corta –comentada en esta carta de Freud al escritor Stefan Zweig-, Dalí escucho esta sentencia del padre del psicoanálisis: “En las pinturas clásicas busco lo subconsciente; en una pintura surrealista, lo conciente”.

“Investigar analíticamente cómo ha llegado a ser compuesto un cuadro así”

39, Eisworthy Road, Londres
Querido Stefan Zweig:
Tengo autenticas razones para darle las gracias por la carta de presentación que me trajo a los visitantes de ayer, pues hasta ahora me sentía inclinado a considerar a los surrealistas, que, al parecer, me han elegido se santo patrón, como chiflados incurables (digamos en un 95 por 100, como el alcohol). El joven español, sin embargo, con sus ojos cándidos y fanáticos y su indudable maestría técnica, me ha hecho reconsiderar mi opinión. En realidad, sería muy interesante investigar analíticamente, me ha hecho reconsiderar mi opinión. En realidad, sería muy interesante investigar como ha llegado a ser compuesto un cuadro así. Desde el punto de vista crítico, podría seguirse manteniendo aun que el concepto de arte desafía toda expansión mientras la proporción cuantitativa de material subconsciente y de funciones preconscientes no permanezca dentro de límites definidos.
Más sea como sea fuere, se plantean graves problemas psicológicos.
Freud

1 comentario en “Cartas de célebres 5”

  1. Me encanta tu sección, y la espero con impaciencia siempre. Te animo a que continues con estos pequeños retales de historia transmitidos dentro de tus cartas de celebres.

    Firmado: Un humilde admirador.

    Responder

Deja un comentario