Brujas Infiltradas (76 temor)

11

 

     Una multitud de personas se arremolinaban en la plaza central de la ciudad, furiosos alimentaban la fogata con gruesos trozosd e leña seca en el centro del kiosko, donde yacía una mujer desesperada atada a las barandas metalicas. Era una mujer joven, morena y de cabellera oscura que le daba hasta la cintura. Lucía despeinada y sudorosa, sus ropas pegaban a su cuerpo debido a la sangre y sudor mezclados, todo hacia indicar que habia sido arrastrada hasta el lugar. Sus gritos se ahogaban ante el clamor de la muchedumbre. 

 

Esa mañana el pueblo había amanecido en una desorden desquiciante, todas las personas vivian con el temor constante de convertirse en la proxima victima de las brujas, se desconfiaba de todos, del vecino, del hermano, de la esposa, nadie se libraba de ser sospechoso. Pero justo al manecer llegó el limite del soporte,  en el centro de la plaza habían encontrado siete cuerpos de bebes recien nacidos, sin una gota de sangre. Todo hizo indicar que las brujas eran las asesinas, por ello los ciudadanos enloquecidos por la còlera buscaban brujas hasta por debajo de las piedras.

 

La gente del pueblo dio el grito de guerra contra las malditas, y se inicio el allanamiento de moradas donde residian sospechosas, cualquier indicio por minimo que pareciera se les daría muerte.  Unas simples velas encendidas en altares sin imágenes, era pruba contundente que la mas vieja de ese hogar era una bruja, la muchedumbre no se daba tiempo de pensar, de analizar situaciones, se dejaban llevar por la ira y asesinaban sin piedad.

 

Continuará…

 

Autor: Martín Guevara Treviño

1 comentario en “Brujas Infiltradas (76 temor)”

Deja un comentario