No saber vivir

Aquellas tardes de patines

ya no van a regresar.

Ya no están, ya no están.

 

Y si el tiempo regresara

hay tantas cosas que cambiar

tantas palabras que mi boca

no pudo pronunciar.

 

Solo por ser un hombrecito

no me quise yo ablandar

y gane, soledad.

 

Y si el tiempo regresara

hay tantas cosas que cambiar

tantas caricias que mis brazos

no pudieron apretar.

 

Tantas cosas hacen falta

ya no es la misma ciudad.

No me  encontrado tu voz.

Ni tus ganas de cantar.

Las mañanas o las tardes

gustosos de patinar.

 

<p class="MsoNormal

seguir leyendo...