Diosa de Papel (XXXV Cubrir la noticia)

Josué se acerca sigilosamente a la cama pisando la alfombra de pétalos de rosa que había en el suelo. Su compañero el Agente toma con cuidado el frasco de medicamento al lado de la mano de Kenny, observándolo lentamente.

—Barbitúricos, mi Comandante.

—Se nos adelantó. Se ha suicidado.

 

53.

 

Nora, un poco cabizbaja, recoge sus pertenencias del departamento. La pared aún escrito estaba el mensaje de Kenny Doria. Lo observa con detenimiento, pensando tal vez en los buenos momentos de su amistad. Sólo el timbre del teléfono la hace reaccionar de sus meditaciones.

—Bueno… Ah! Comandante, es usted… ¿Muerta?

*

El Comandante Balbuena, en su oficina tras su escritorio, hablando por teléfono.

—La encontramos sin vida, se suicidó. Pero dígame, ¿Cómo sigue su amiga Lucero, la detective?

 

Nora le informa que Lucero habrá de pasar más tiempo en el hospital por las lesiones sufridas por el atropellamiento. Termina la llamada al momento que el Agente su subordinado penetra en la oficina.

—Comandante. Recuerde que tiene cita con la Reportera.

—Sí Agente, gracias por recordármelo. Me adelantaré para ver los detalles del cadáver y la morgue. Cuando llegué la reportera, llévela para conmigo.

—Las tropelías de Kenny Doria fueron la noticia de esa reportera que tanto anduvo tras el asunto.

—Así es Agente. Y siguió el caso hasta el final. Ya ves, ahora va por la información de la muerte de “su estrella”.

—Son los gajes de su oficio.

—Me retiro, Agente. Los espero allá.

—Entendido, mi Comandante.

Josué Balbuena toma un legajo de su escritorio y sale del lugar dejando en pie a su subordinado.

Continuará…

Un comentario sobre “Diosa de Papel (XXXV Cubrir la noticia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *